El Corazón de la Mar: la verdadera historia tras el polémico colgante de la película Titanic

Muchas de las películas que se convierten en taquillazos están «basadas en hechos reales». Esto no significa que todo lo que vemos en ellas ocurriera en la vida real, aunque suelen aproximarse a la verdad fielmente. Es el caso de Titanic, que a pesar de ser bastante fiel en su relato sobre el barco, no ha sido tan fiel en su historia de amor.

La verdadera historia del Corazón del Mar

Cualquiera que haya visto Titanic, y probablemente los que no también, conocen la escena en la que Jack dibuja a Rose desnuda luciendo el famoso colgando Corazón de la Mar. A pesar de que la película está basada en hechos reales, tanto Jack como Rose son personajes ficticios. El colgante existe, pero no tal y como lo conocemos.

{keyword}
Paramount Pictures

El colgante es una pequeña piedra azul en una cadena de plata. Al parecer, fue esta pieza de joyería la que inspiró al director James Cameron para crear la historia que todos hemos visto en la gran pantalla.

Este colgante pertenecía a la pasajera Kate Phillips, quien tenía tan sólo 19 años cuando se embarcó en el Titanic con su jefe Henry. Él estaba casado y tenía casi cincuenta años cuando se enamoró de Kate, por lo que decidió escapar con ella en el barco y le regaló este colgante.

{keyword}
mubis

No pudieron tener su final de cuento de hadas ya que Henry falleció ahogado tras el accidente del barco. Kate consiguió salvarse, pero el colgante quedó hundido junto con el Titanic hasta que, años después, una de las expediciones pude recuperarlo.

{keyword}
Paramount Pictures

Las historias de los pasajeros del Titanic han marcado un antes y un después en la historia de este barco. Prueba de ello es la exposición Titanic: The Exhibition que se encuentra actualmente en Madrid y que nos muestra todas estas historias personales.

¿Conocías la verdadera historia de este colgante? ¿Has visto alguna vez la película Titanic?

¡Comparte la historia tras el colgante de Titanic con todos tus amigos!

Fuente Titanic: The Exhibition